viernes, 10 de diciembre de 2010

Cámara oscura

No sé que te suceden ojos míos!!! ¿Puedo ver aún con mis manos? ¿Esto está pasando?
Prométeme que no voy a evaporarme, no seré un punto luminoso luchando contra la horrorosa nada. No me devores todavía, déjame ser una estrella.
Llévate la línea del horizonte, y regálame el sol; llévate la palidez y déjame la luna; que sobreviva la cálida sangre y el corazón que se entregue a tus deseos.
Refléjate en mí, en tu opocisión, yo soy la contradicción.
Música? Melodías desesperadas, el silencio es música, ya no tengo uñas...ya no tengo formas...
Siempre será noche y bohemia mi existencia?
No te apagues.
Haz de luz, quiébrate, piel prisma, sé mi arco iris.
En esta oscuridad, todavía soy? Todavía soy oscuridad?
Este suelo rígido tiene un techo? Estas paredes tienen una grieta?
Podré reconocer algún lugar en el que ya he estado, se trata de despetar o de jamás dormir?.
Estoy cada vez más lejos o más cerca?

jueves, 29 de julio de 2010

Que nos lleve el río

La estrella del sur seduce a mis ojos hoy, esa cruz, ahora es mía.
Una cuerda silenciosa me acaricia el cuello, es tanta la ansiedad y el deseo de extirparme las entrañas manchadas de miedo y dudas...me tienta verlas a la luz de esta noche nublada.

Es mejor escuchar a escupir palabras sin sentido?.

Las paredes frías, húmedas, abrazan a mis huesos, quiero ser una piedra, eterna, verdosa, tímida y aún hecha pedazos, seguir siendo una piedra; que me lleve el río....que me lleve el río hasta el lugar donde descansan tu pies, junto a otros, que no son míos, y nunca fueron...

martes, 13 de julio de 2010

Abandonarme en tu piel

Como esas incógnitas que se evaporaron, tendidas sobre una roca al sol, nos encontrábamos nosotros. Un pedacito aquí, otro allá; todos jugando a besarse. Nos gusta explotar y reconstruirnos, siempre; siempre entre labios y palabras que no van abrazar más a ningún satélite: líbido, tentador, fugaz, hijo de mil mentiras...

Sí, quiero abandonarme en tu piel.

Las incertidumbres que cruzan y se apoderan del corazón, entre vacilaciones, dueñas de otro.

La vanidad de saberse nada, de beber tristeza en tus ojos, de una habitación, iluminando la periodicidad con fuertes gemidos del alma, de las nuestras, que fueron y serán, desde ayer, las danzantes pruebas del tiempo sin lugar.

De otro sol

Toma una indecisión y clávala lentamente, cuando la sangre se consuma en tus manos, mi dolor comenzará, muy en el fondo estaba consciente, y lo negaba con hilaridad, que ese puente está hecho de nubes, y tus pasos son tan débiles, que caerás conmigo, arrastrándonos, cada uno, labrando el camino hacia nuestros propios infiernos.

Pez

Es mejor de mi lado, donde habitan las serpientes de la sangre, en dolor adormecidas; húmedas en llanto, inmunes al color; llenas de pecado.

Larga vida, inocentes mis aletas, creían que la divinidad de su amor me haría eterno, como la noche agitada que toca mis puertas en lo que parece ser, en la partida, el único regalo/castigo que merezco, en mis últimos segundos de verdad.

Se pierden mis ojos en incontrolables olas que besan el mar, otra mentira, el infinito existía antes del amor, la sed es un ciclo deprimente y la sal, la sal me revivirá. Frío.

Gris, estoy gris; morado, estoy morado.

Aire. Un eufórico grito de asombro, me enseña a respirar sobre la arena. Burbujas y burbujas, me encierran; alguien reza y me pide salir al sol, es muy pronto para secarme, me robaste el cielo, me asesinaste lentamente, me lamento, retorcido, agonizante, porque ya lo sabía, y el conocimiento es dolor.

Pero soy un gato

Vos querías un perro?
- Pero soy un puto gato!

No cazo ratones, no me divierte la promiscuidad; ni juego a seguir falsas luces, si me ves bajo la cama , relamiéndome, estoy llorando por ser otro, por ser...no sé...otro gato...

jueves, 6 de mayo de 2010

Volar

No se agotan las palabras que intentan encerrar tanta pasión y libertad en aquellos ojos donde paso las noches, esperando segundo a segundo que el tiempo se detenga y me regale más vida, más felicidad.
Una lluvia de simples razones me bañan cada mañana, para quedarme ahí, en el lugar donde el mundo exterior no importa, ya se acabó; el sol jugando a pintar el cielo es lo único que aún se sostiene, casi loco, casi cuerdo.

Siempre estoy entre la cordura senil y la locura febril, mirando, sin tocar, la tentación de ser uno al final de la transparente línea que ya no nos separa más.

Y si todo desaparece sin avisar, renacerás conmigo, me descubrirás latente en tu pecho, porque lo que tenía era tuyo, la luz nunca desvanece ni mis manos fallan cuando necesitas la certeza del infinito, besándote el cuello.

El manto que grabó mi rostro sacrificado, es un abrazo sin prisas, no buscaba un significado pero me lo diste, he caído en el orgullo de existir a tu lado, materializándome mansamente en gotas saladas invandiendo tu cuenco cuerpo, soy el océano que nunca he visto, el amor que nunca he sentido.

Con los miedos haces una sonrisa planeando alejada de celos, circundantes caminos que entiendes llegarán a tí de cualquier forma, lees la melódica respiración del naciente sol como un libro que vamos a escribir en tierra firme, en tierra nuestra, cuando las alas descansen.